Inicio   Mapa del Sitio   Politicas de Uso   Contactos 
 
   
 
Córdoba: La Fundación de Montería - Por: Carlos Crismatt Mouthon
Montería fue fundada el 1o de mayo de 1777 por don Antonio De la Torre y Miranda, quien la trasladó a su actual ubicación en la ribera derecha del río Sinú y la bautizó como San Jerónimo de Buenavista.

En relación con este hecho, de la propia mano del congregador don Antonio de la Torre y Miranda, se lee en su carta al arzobispo-virrey don Antonio Caballero y Góngora:


"EN LA BANDA IZQUIERDA FUNDÉ EL SITIO DE SAN JERÓNIMO DE BUENAVISTA TRASLADANDO A ÉL LAS IMÁGENES, CAMPANAS Y ALHAJAS DE LA IGLESIA DE LA MONTERÍA QUE ESTABA FUNDADA EN TERRENO ANEGADIZO, Y A DOS LEGUAS DE DISTANCIA INTERNADA EN LAS CIÉNAGAS, LE DELINIÉ EL DÍA 1º DE MAYO DE 1777".

Ahora, en cuanto al nombre de la ciudad, anterior al de San Jerónimo de Buenavista sólo existe documentación de Pilar Moreno de Ángel sobre "el paraje de las Monterías que llaman de Buenavista", que se transcribe más adelante, pero no de San Jerónimo de Montería, que se adoptó posteriormente a la fundación, en remembranza del primer poblado levantado en el lugar de las Monterías, llamado así por ser el sitio de reunión de los monteros que cazaban en sus alrededores.

Todos sabemos que el término de montería se utilizaba genéricamente por los españoles para señalar los sitios de caza.

Montería se elevó a la categoría de villa en 1807, a cabecera de distrito en 1840 y a municipio en 1923. Desde el 18 de junio de 1952 es la capital del departamento de Córdoba, al noroccidente de Colombia, América del Sur.
 

LOS INDIOS VIAJAN A CARTAGENA PARA SOLICITAR LA FUNDACIÓN DE MONTERÍA

Una historia poco conocida, narrada por la historiadora Pilar Moreno de Ángel, es la presencia de indígenas sinuanos en Cartagena, solicitando la fundación de la ciudad.

Para la primera petición viajaron cinco indios, quienes permanecieron hasta 1761, y para la segunda se enviaron dos indios correos portadores del documento. En el año de 1759 el cacique Ventura Molledo envió un documento al entonces gobernador de Cartagena, mariscal de campo don Diego Tabares, solicitando que se fundara un pueblo en el sitio conocido por ellos como Barro Colorado, para lo cual viajaron cinco indios a esa ciudad. La propuesta nunca fue atendida.

Posteriormente, en 1772, el cacique Sebastián Alequenete se dirige al nuevo gobernador de Cartagena, don Juan de Torrezar Díaz Pimienta para que se funde una población en "el paraje de las Monterías que llaman de Buenavista", que ya había mencionado. En esta oportunidad se enviaron a dos indios como correo.

Al estudiar la solicitud, y descubrir la anterior carta de Ventura Molledo, esta vez fue atendida la petición, y el gobernador de Cartagena, don Juan de Torrezar Díaz Pimienta, ordenó al oficial don Antonio de la Torre y Miranda que viajara al lugar donde debería fundar lo que es hoy San Jerónimo de Montería.

Podríamos señalar que las peticiones de los caciques sinuanos, Ventura Molledo y Sebastián Alequenete, abrieron las puertas para las cinco expediciones que realizó don Antonio de la Torre y Miranda en la antigua provincia de Cartagena de Indias, y en las cuales fundó 12 poblaciones en territorio sinuano.


EL FANTASMA DE JUAN DE TORREZAR DÍAZ PIMIENTA

Siempre me ha causado curiosidad saber de donde salió la historia que aparece por todas partes y que coloca a Juan De Torrezar Díaz Pimienta como el fundador de Montería, en contra de todas las evidencias disponibles. Inicialmente lo encontré en los libros de los autores locales.

Por ejemplo, en la “Historia de Montería” del profesor Jaime Exbrayat, y la “Geografía del Departamento de Córdoba” de don Severo J. García, publicados ambos en 1971, lo señalan como fundador de “San Jerónimo de Buenavista”, y mencionan una posterior refundación por parte de Antonio de la Torre y Miranda con el nombre de “San Jerónimo de Montería”. Posteriormente, en el año de 1987, tanto en la “Guía Turística”, editada por la Oficina de Fomento y Turismo de Córdoba, como en el libro “Córdoba su Gente su Folclor”, de Guillermo Valencia Salgado “El Goyo”, se hace igual aseveración.

Por otro lado, José Manuel Vergara y José Luis Garcés, en la “Monografía de Ciénaga de Oro”, impresa en 1998, dicen que Juan de Torrezar Díaz Pimienta estuvo en suelo sinuano, como fundador de San José de Ciénaga de Oro. Además, colocan a éste último como subordinado de don Antonio de la Torre y Miranda. Finalmente, en un recorrido por Internet se encuentran páginas en donde también se recoge tal aseveración, como las de la Biblioteca Luis Ángel Arango, Banco de la República, Presidencia de la República, Encarta, Enciclopedia Británica y Wikipedia, entre muchas otras.

Para compartir con los lectores la verdad histórica, busqué primero una vieja publicación de 1916 bautizada como “Guía Ilustrada del Sinú”, en donde su editor Ayres Nascimento revela que “en 1774 fundó don Antonio de la Torre Miranda la población de San Jerónimo de Buenavista con ciento sesenta familias compuestas de 854 individuos”. Después, leo en el libro “Antonio De la Torre y Miranda, Viajero y Poblador” de Pilar Moreno de Ángel, aparecido en 1993, apartes de la carta que este personaje le envía al Virrey-Arzobispo don Antonio Caballero y Góngora, en donde escribe que "en la banda izquierda fundé el sitio de San Jerónimo de Buenavista trasladando a él las imágenes, campanas y alhajas de la iglesia de la montería que estaba fundada en terreno anegadizo, y a dos leguas de distancia internada en las ciénagas, le delinié el día 1º de mayo de 1777".

Ayres Nascimento tiene un error al indicar que la fundación fue en 1774 cuando en verdad fue en 1777, pero coincide con “San Jerónimo de Buenavista” en el nombre que se le puso a la nueva población. Por otra parte, la ciudad de Montería siempre ha reconocido a don Antonio De la Torre y Miranda como su fundador. El Palacio Municipal, sede de la Alcaldía, lleva su nombre. Y en la Avenida Primera está colocado un busto suyo, que cada 1º de mayo recibe una ofrenda floral de las autoridades locales y departamentales.


JUAN DE TORREZAR DÍAZ PIMIENTA, DE GOBERNADOR A VIRREY


En cuanto a la presencia física de don Juan de Torrezar Díaz Pimienta en territorio sinuano, no hay evidencias en los textos disponibles.

Pero sí hay una historia que contar, sobre cómo fue nombrado Virrey de la Nueva Granada. Ya se señalaron dos publicaciones, “Guía Ilustrada del Sinú” [1916], y “Antonio De la Torre y Miranda, Viajero y Poblador” [1993], que adjudican a don Antonio De la Torre y Miranda la fundación de San Jerónimo de Buenavista, convertida después a San Jerónimo de Montería.

Para ahondar en la búsqueda de la verdad histórica, encontré en una guía de las festividades de Montería en enero de 1944, y en una revista de 1952 dedicada a Córdoba y escrita por Electo Cáliz Amador, que ambas coinciden a señalar a don Antonio De la Torre y Miranda como el fundador de Montería. Estos antecedentes, pero especialmente el libro de Pilar Moreno de Ángel, no dejan dudas sobre el nombre del verdadero fundador.

Queda entonces por establecer cuándo y porqué se cambió en un período de tiempo esa certeza que se tenía sobre la fundación de la capital de Córdoba, para decir que fue don Juan De Torrezar Díaz Pimienta. Para la época de la fundación de Montería, el 1º de mayo de 1777, el mariscal don Juan De Torrezar Díaz Pimienta, ex coronel del Regimiento de Zamora y caballero de la Orden de Carlos III, era el Gobernador de Cartagena de Indias.

Él fue quien ordenó la fundación y refundación de las poblaciones dispersas en toda la provincia de Cartagena, especialmente en la zona de influencia de los ríos Sinú y San Jorge, y para tal fin comisionó al joven oficial don Antonio de la Torre y Miranda. En este punto, es importante aclarar que en esa fecha don Juan de Torrezar Díaz Pimienta era ya un anciano, pero casado con una joven de diecisiete años. Por su parte, Manuel Antonio Flórez Maldonado era el Virrey de la Nueva Granada, pero por razones de salud presentó su renuncia irrevocable en 1782.

Aceptada de inmediato la renuncia al Virrey Flórez, fue nombrado como su sucesor el mariscal Juan de Torrezar Díaz Pimienta, quien de inmediato emprendió viaje desde Cartagena hasta la capital, para asumir el cargo. Pero lo malo fue que se enfermó gravemente en el camino y falleció a los 11 días de juramentar el cargo. Hay quienes dicen que no alcanzó a posesionarse.

Según el parte médico, fue víctima de una fulminante enfermedad infecciosa que le hacía emanar pus por los orificios naturales. Era el momento de la Rebelión de los Comuneros de José Antonio Galán, y según algunas malas lenguas el arzobispo don Antonio Caballero y Góngora hizo moñona para hacerse nombrar Virrey. Primero, indispuso al Virrey Flórez con el señor Ministro de Indias, don José de Gálvez, que era compadre del arzobispo, y su presión lo hizo renunciar.

Y segundo, que sus atenciones a don Juan de Torrezar Díaz Pimienta en Honda, antes de llegar a Bogotá, y a donde fue a esperarlo, fueron las causas de su deceso. Lo cierto fue que don Antonio Caballero y Góngora termino siendo Arzobispo y Virrey al mismo tiempo. Su gestión de pacificar el Reino después de la revuelta comunera es alabada por los historiadores, pero algunos condenan sus oscuras peripecias para lograr tal dignidad.


LA MISIÓN DE DON ANTONIO DE LA TORRE Y MIRANDA

Cuando don Antonio De la Torre y Miranda, un joven teniente de la milicia española, fue encargado por el entonces gobernador de Cartagena, Juan De Torrezar Díaz Pimienta, para que realizara la fundación y refundación de poblaciones en las zonas del Sinú y San Jorge, ya se habían producido los saqueos de las tumbas zenúes y los orfebres habían dejado de elaborar sus filigranas. Hay dos detalles de don Antonio De la Torre y Miranda que merecen divulgarse.

Además de su misión como colonizador y fundador, éste dejó importantes escritos sobre la geografía, costumbres, flora y fauna de los sitios que visitó durantes sus 16 años de estancia en el Nuevo Reino de Granada, especialmente del Sinú.

Además, durante este período -a mediados del siglo XVIII-, el valle del Sinú, uno de los más fértiles del mundo, logró un cambio en sus actividades agrícolas y ganaderas, gracias a lo que algunos historiadores señalan como la “reforma agraria” de la época, llevada a cabo por don Antonio De la Torre y Miranda. 

FUNDACIONES DE ANTONIO DE LA TORRE Y MIRANDA EN CÓRDOBA

Segunda Expedición
1.
San Rafael de Chinú - Noviembre 22 de 1775
2. San Juan de Sahagún - Diciembre 7 de 1775
Cuarta Expedición
3.San Antonio de Momil - Noviembre 17 de 1776
4. Santacruz de Lorica - Noviembre 24 de 1776
5. San Bernardo Abad (del Viento) - Noviembre 28 de 1776
6. San José de Ciénaga de Oro - Diciembre 15 de 1776
7. Antero (San Antero) - Enero 3 de 1777
8. San Emigdio (Chimá) - Enero 14 de 1777
Quinta Expedición

9. San Jerónimo de Buenavista (Montería) - Mayo 1 de 1777
10. San Carlos de Colosiná - Mayo 3 de 1777
11. San Pelayo - Mayo 6 de 1777
12. Purísima Concepción - Mayo 10 de 1777
Notas de Pilar Moreno de Ángel

La historiadora Pilar Moreno de Angel relata en su libro Antonio de la Torre y Miranda Viajero y Poblador: "En dirección al sur, hacia las cabeceras del río Sinú, existía un sitio llamado Barro Colorado, arriba de la quebrada de Jaraguay donde habitaba un grupo de indios que propusieron, como se ha visto, en 1759, a las autoridades coloniales fundar un pueblo, el cual nunca fue autorizado ni establecido. 13 años más tarde este mismo grupo de indígenas volvió a proponer al gobernador de Cartagena la fundación de otra población diferente, ésta ahora sí para ser localizada en el sitio de 'las Monterías que llaman de Buenavista'...". Se refiere la escritora a las solicitudes envíadas por los caciques Ventura Molledo en 1759 y Sebastián Alequenete en 1772, a los entonces gobernadores de Cartagena, mariscal de campo don Diego Tabares y don Juan de Torrezar Díaz Pimienta, respectivamente. Finalmente y para cumplir las solicitudes de los indígenas, don Juan Torrezar Díaz Pimienta, gobernador de Cartagena, comisionó al oficial Antonio de la Torre y Miranda para que se trasladara al lugar donde debería fundar el pueblo, materia del proceso referido". El congregador Antonio de la Torre y Miranda con su grupo llegó al sitio donde estaba edificado el rancherío de 'las Monterías que llaman Buenavista' al finalizar el mes de abril de 1977. Se percató de que los vecinos habían construido sus viviendas sobre pequeños montículos que sobresalían en un terreno anegadizo y malsano "sufriendo sus habitantes un torbellino de picadas y otras plagas tan perjudiciales como molestas; sin tener otra preocupación en todo el día que la de ahuyentar aquellos insectos". Para ayudar la comunicación con las provincias de Antioquia y Citará, según don Antonio de la Torre y Miranda, fue construida a la orilla izquierda del Sinú, a unas tres leguas de donde se dividen los caños que forman la isla de Saba, a San Jerónimo de Buenavista con 170 familias que contaban 854 almas". 
Fuentes:

1. Exbrayat Boncompain, Jaime. Historia de Montería. Alcaldía de Montería. Segunda Edición. Montería. 1994.

2. Exbrayat Boncompain, Jaime. Historia de Montería. Domus Libri. Tercera Edición. Montería. 1996.

3. García, Severo J. Guía de Córdoba. Montería. 1952.

4. García, Severo J. Geografía del Departamento de Córdoba. Editorial Bedout. Medellín. 1971.

5. Moreno de Ángel, Pilar. Antonio de la Torre y Miranda Viajero y Poblador. Planeta Colombiana Editorial. Colombia. 1993.

6. Nascimento, Ayres. Guía Ilustrada del Sinú. Tipografía El Esfuerzo. Montería. 1916.

7. Valencia Salgado, Guillermo. Córdoba, Su Gente, Su Folclor. Casa de la Cultura. Primera Edición. Montería. 1987.

8. Valencia Salgado, Guillermo. Córdoba, Su Gente, Su Folclor. Editorial Mocarí. Tercera Edición. Montería. 1994. 
 
Festividades CÓRDOBA
Festival Nacional del Burro 
 
Festival Nacional del Porro 
 
Festival del Bullerengue 
 
       
         
   
     
Desarrollado en
© Copyright 2012 Córdoba | Vive Digital. Todos los Derechos Reservador. | Gobernación de Córdoba - Área de Sistemas
Palacio de Naín - Calle 27 No. 3-28 Piso 6